En el último mes hemos estado ausentes tanto en el blog como en las redes sociales. Mucho han cambiando las cosas desde ese partido frente al Mutxamel que se ganó por 4-2 y que fue nuestra última publicación. La visita a Santa Pola no salió según lo previsto y la derrota dejaba a los de Lledó más lejos de los Play Off, pero todavía se podía seguir intentando.

En Divina Pastora, se complicaba la situación tras el empate a dos frente al Aspe UD. Un resultado que no beneficiaba a ninguno de los dos equipos ya que unos querían seguir optando a estar arriba y otros luchaban por no descender de categoría. Ya solo quedaba ganar para no descolgarse de la parte alta de la clasificación y así se hizo por 0-1 ante el Ciudad de Benidorm.

Desde entonces, varios cambios ha habido en el Hércules B y alguno bastante sorprendente. Tras los malos resultados del primer equipo y la destitución de Quique Hernández se formó un nuevo cuerpo técnico. Entre las novedades se encontraban Lledó y Jose Tomás que acompañarían al nuevo entrenador Jokanovic y a Vicente Russo.

El míster asistiría por última vez a un entrenamiento del Hércules B el miércoles anterior al partido frente al CD El Campello. Todo apuntaba a que Jesús Requena, segundo entrenador de los blanquiazules sería el que dirigiría al equipo hasta final de temporada. Pero la sorpresa para todos fue la llegada de Esteban Quintas.

A ello había que sumarle que la pasada semana, desde la Cadena Ser anunciaban que la escuela internacional de fútbol Genova iba a alquilar el Hércules B. Según la teoría, dicha escuela aportaría una cantidad de dinero al club alicantino por traer a futbolistas jóvenes de otros lugares para jugar en el Hércules B. También se habló de que Esteban Quintas sería el entrenador para la próxima temporada.

Esteban Quintas se estrenó con derrota ante el CD El Campello. Pero, tal vez, ahora los resultados sean lo de menos. Lo verdaderamente importante es que una vez más el Hércules CF no ha respetado a los que están y sin ni, tan siquiera, acabar la temporada ya está confeccionando el equipo para el próximo año.

Poco ha tardado el club en sustituir al entrenador sin respetar a los que más conocían la plantilla y también en informar a algunos jugadores de que no contarán con ellos para la próxima temporada. Todo ello sin saber qué pasará con el primer equipo la próxima temporada. Está claro que si un jugador del filial del Granada B puede jugar en el Hércules CF, hay varios componentes del Hércules B que darían la talla en el primer equipo.

El Hércules CF nunca ha comenzado la casa por los cimientos y las consecuencias son inevitables. Este fin de semana el Hércules B se conjuró para ganarle al Alicante CF. Profesionales. Eso es lo que hace falta para dar la cara por este escudo y esta camiseta. Chavales jóvenes que no han recibido ni un duro y ningún tipo de detalle por parte del club y que este domingo han vuelto a demostrar que están muy por encima de la entidad. Muy por encima de unos dirigentes que les han traicionado en su propia casa. Ellos, al menos, podrán irse con la cabeza bien alta. Otros, no podrán hacer lo mismo.

 

Anuncios